Mérida

Mérida, en la provincia de Badajoz, es la capital de Extremadura, con una extensión de 866 km² y alrededor de 60.000 habitantes.

Época Romana
La ciudad fue fundada en el 25 a.C. Por el emperador romano Augusto y se convirtió en la capital de la provincia romana de Lusitania. El nombre romano de la ciudad era Emerita Augusta, de donde procede el nombre actual. Mérida llegó a ser una de las ciudades más importantes del Imperio Romano y la mayoría de monumentos de esa época han llegado hasta nuestros días. De hecho en Mérida se puede decir que se tropieza continuamente con innumerables monumentos históricos. El más importante de todos ellos es el Teatro, el Anfiteatro y el Circo romanos, con capacidad para 30.000 espectadores, una longitud de 400 metros y una altura de 100 metros. El puente romano sobre el Guadiana, el acueducto de Los Milagros y el Templo de Diana son sólo algunos ejemplos de otros importantes monumentos.

Edad Media
Al inicio de la Edad Media la ciudad fue asediada por los Visigodos, que la conquistaron y la convirtieron en su capital en el siglo VI d.C. Su reinado se extendió por la práctica totalidad de la Península Ibérica. Durante esta época el Cristianismo se extendió con gran repercusión en esta región, y Mérida se convirtió en un importante Obispado. De este periodo son los primeros vestigios de lo que después se convertirá en la actual Catedral.
En el 713 d.C. Los árabes conquistaron la mayor parte de la Península Ibérica y Mérida fue completamente destruida. En 1230, durante la Reconquista, los ejércitos cristianos de Alfonso IX de León consiguieron tomar Mérida definitivamente.

En la actualidad
En finales del siglo XX Mérida se convirtó en un centro industrial y en encrucijada de diversas vías de comunicación. El interès por sus importantísimos yacimientos arqueológicos fue teniendo un progresivo auge hasta que en 1993 la UNESCO los declaró Patrimonio de la Humanidad. Con la llegada de la Democracia en 1978, Mérida se convirtió en la capital y centro administrativo de la Comunidad Autónoma de Extremadura.
Sus monumentos mantienen viva la historia centenaria de la ciudad. En armonía con su pasado, Mérida es hoy una moderna ciudad, lo que queda reflejado en sus modernos y funcionales nuevos edificios.